Estilo de vida

Asociar nuevos indicadores clínicos entre Covid-19 y pacientes trasplantados

Con el objetivo de estudiar las características clínicas y facilitar el pronóstico de los receptores de trasplante de órgano sólido que padecen Covid-19, La Dra. Elisa Cordero del Hospital Universitario Virgen del Rocío, investigadora del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) y profesora del Departamento de Medicina de la Universidad de Sevilla (EE. UU.), Ha liderado un estudio que ha contado con la participación de investigadores de 12 hospitales españoles.

En un comunicado, desde el IBIS se afirma que el estudio permite conocer con mayor precisión las complicaciones de Covid-19 en receptores de trasplantes de órganos y ha proporcionado indicadores clínicos útiles para la identificación precoz de la enfermedad. Esto permite establecer medidas terapéuticas y asistenciales según la valoración individual de cada paciente.

A) Si, El estudio destaca la necesidad de establecer medidas preventivas por parte de los pacientes recién trasplantados para evitar aún más cualquier opción de contagio de Covid-19.

El proyecto cuenta con el apoyo del Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Ciencia e Innovación, en la convocatoria de Proyectos de Investigación sobre SARS-CoV-2 y la enfermedad Covid-19 (COV20 / 00370) y la Plataforma de Apoyo a la Investigación Clínica ISCIII .

«En este estudio hemos verificado que la infección por SARS-CoV-2 en pacientes con trasplante de órganos sólidos es más grave, especialmente en los primeros meses después del trasplante, por lo que es muy importante tomar medidas de precaución ”, destaca Cordero.

MÁS DE 200 PACIENTES ANALIZADOS

Para este estudio se han analizado 210 pacientes con Covid-19, de los cuales 140 (70,5%) eran hombres con una edad media de 63 años. Indica que se observa que el 90 por ciento de los pacientes padecía neumonía, siendo los síntomas más frecuentes fiebre, tos, trastornos gastrointestinales y disnea.

El 17 por ciento de los pacientes requirió ingreso en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y el 5,7 por ciento sufrió disfunción del injerto. El estudio concluye con una tasa de mortalidad de los pacientes de la muestra del 21,4 por ciento, 45 de los 210 pacientes estudiados fallecieron.

Algunos de los factores asociados a la necesidad de que los pacientes ingresen en Cuidados Intensivos o fallezcan fueron edad avanzada, insuficiencia respiratoria, disminución del número de linfocitos y elevación de la enzima lactato deshidrogenasa.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *