Estilo de vida

Castañas, el fruto seco más completo

Típicas del otoño, además de deliciosas por sí solas, las castañas son perfectas para cocinar y están llenas de beneficios para la salud.

Ha llegado el otoño, y con él las tradicionales castañas. Sin embargo, aunque creemos que es solo un buen y entretenido snack, lo cierto es que estos frutos secos están llenos de beneficios para la salud y podemos utilizarlos en la cocina.

Lucha contra el envejecimiento

Las castañas contienen una gran cantidad de vitamina C, un poderoso antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres y a eliminar toxinas del organismo. Además, también son ricas en manganeso, otro antioxidante eficaz que ayuda a frenar el envejecimiento prematuro de la piel.

Controlar la presión arterial

Cuando se trata de reducir la presión arterial, pocos minerales son tan efectivos como el potasio. Actúa como vasodilatador, aumentando el flujo sanguíneo y liberando la tensión en los vasos y arterias constreñidos. Por tanto, gracias a su alto contenido, reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Te darán sensación de saciedad

Los carbohidratos que contienen se denominan «complejos», lo que significa que el cuerpo los absorbe lentamente, de modo que mantienen equilibrados los niveles de azúcar y eliminan la sensación de hambre muy rápidamente. Además, las castañas también son perfectas para combatir el cansancio y la fatiga, ya que aportan mucha energía.

Mejorar la función cerebral

Por su gran aporte de vitamina B, ayudan a mantener la salud de nuestro cerebro. Pero no solo eso, su contenido en ácidos grasos esenciales también ayuda al correcto desarrollo neurológico.

Promueven el crecimiento del cabello

La vitamina A es esencial para un cabello sano y fuerte. Su carencia hace que las raíces se debiliten y el cabello se caiga con mucha más facilidad. Por tanto, consumir alimentos ricos en vitamina A, como las castañas, ayuda a fortalecerlo para que se vuelva más resistente en menos tiempo. Además, la vitamina A también juega un papel muy importante en el cuidado de los ojos, ya que ayuda a prevenir múltiples enfermedades oculares.

Son bajos en calorías

Alrededor de la mitad de la composición de las castañas está compuesta por agua, por lo que aportan mucha menos grasa que el resto de frutos secos (100 gramos tienen más o menos entre 3 y 5 gramos de grasa, mientras que el resto de frutos secos superan los 45 gramos para la misma cantidad). En cuanto a calorías, cada castaña aporta
unas 15 calorías, por lo que son perfectas para incluirlas en dietas de adelgazamiento.

Ayudan a levantar el ánimo

Está comprobado que el consumo habitual de castañas ayuda a mantener en buen estado el sistema nervioso y a combatir la ansiedad y la depresión.

La receta: sopa de castañas

Ingredientes:
20 castañas
2 champiñones secos
1 cebolla
1 chorro de vino
1 pieza de mantequilla
1 chorro de leche
aceite de oliva
perejil
sal y pimienta

preparación:
Remoja las setas en el vino. Cortar la cebolla y sofreírla en la mantequilla. Agrega el agua salada y las castañas peladas. Hervir a 45ºC durante unos minutos. Cuando queden 15 minutos, agregue los champiñones.

Condimentar con pimienta y rectificar la sal. Retirar del fuego, agregar el perejil y pasar por la licuadora hasta que quede una crema, y ​​agregar un chorrito de leche. Sirve y decora con picatostes y aceite de oliva.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *