Estilo de vida

Castilla y León asegura que la situación es «muy grave» porque hay transmisión comunitaria

El consejero de Salud, Verónica Casado, aseguró este jueves que la situación de la pandemia de coronavirus en Castilla y León es «muy grave» porque se encuentra en una «fase clara» de transmisión comunitaria de forma generalizada en toda la Comunidad, a la que se une el paulatino aumento de presión en los hospitales.

Casado ha aclarado que desde el 11 de octubre se ha producido un “aumento demasiado significativo de casos” lo que hace que Castilla y León ya no se encuentre en la fase de contención del virus sino de transmisión comunitaria, por lo que ha hecho un reiterado llamado a la ciudadanía a tomar medidas extremas de seguridad, prevención y contención para frenar la tasa de reproducción del virus que supera el 1 en «todas, todas» las provincias con un promedio de 1,19.

En cuanto a la tasa de incidencia acumulada 14 días después de la capitales la provincia actualmente es 401,77 en Ávila; 613,69 en Burgos; 816,55 en León; 827,68 en Palencia; 732,87 en Salamanca; 325,12 en Segovia; 192,09 en Soria; 489,26 en Valladolid y 379,44 en Zamora. Casado ha reconocido que Ponferrada superó ayer los 500 casos pero ha optado por esperar las medidas que se acuerden este jueves en el Consejo Interterritorial de Salud a la espera de que se aplique el toque de queda.

Según lo informado por el consejero en la conferencia prensa después del Consejo de Gobierno, las áreas básicas de salud que más preocupan en estos momentos son Belorado y Melgar de Fernamental, en Burgos; Astorga, Mansilla de las Mulas, Ribera del Órbigo y Villablino, en León; Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga, Guardo y Villamuriel de Cerrato, en Palencia; Guijuelo y zonas periurbanas del norte y periurbanas del sur de Salamanca; Carbonero el Mayor, en Segovia; Ólvega, en Soria; Medina de Rioseco, Peñafiel, Serrada, Valladolid rural 1 y Cigales, en Valladolid, y Benavente, Corrales del Vino, Villalpando y Zamora sur, en Zamora.

Dicho esto, ha aclarado que el aumento de casos no es circunscribe sólo a las grandes ciudades de Castilla y León pero también a las zonas rurales, por lo que ha hecho un llamamiento a todos los castellano-leoneses independientemente del tamaño del municipio en el que residan a tomar medidas de extrema seguridad, precaución y prevención.

«El riesgo de colapso está ahí», ha sentenciado el ministro de Salud quien recordó que se acerca el invierno donde la gente pasa más tiempo en espacios cerrados por lo que la posibilidad de que la situación empeore es «bastante clara».

«La presión asistencia es muy importante ”, continuó en un llamado a aplicar medidas sanitarias, como el fortalecimiento del sistema, y ​​medidas no sanitarias, como el toque de queda, para limitar las infecciones.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *