Televisión

Chelo García Cortés rompe a llorar en ‘sálvame’, acusado de delincuente

La pareja se ha roto en lágrimas después de ser acusado de deber dinero a un restaurante próximo a Telecinco. «Me siento avergonzado», ha lamentado.

A Chelo García Cortés hemos gastado una broma en ‘sálvame’ que le había provocado un ataque de nervios. El programa se inició con un cobrador del frac llamar a la periodista una deuda con el restaurante en La Pared, junto a la sede de Mediaset. En este local se suelen comer muchos trabajadores de la línea en su tiempo libre. Y, al parecer, en la última visita a la barra de la pareja de la izquierda un par de euros a deber…

«Yo no le debo ese dinero»

Lo que me exigió el cobrador del frac para Violonchelo era una cantidad insignificante: sólo 2,50 euros. Al principio, el gallego fue no darle más importancia a las peticiones de los personaje vestido de negro, lista para recibir esta cantidad antes de la finalización del programa. «Voy a su casa y déjame en paz!», Me pidió. El programa siguió adelante, pero el colector no está separada de él. Cada vez que tenía la oportunidad se acordó de que había dejado el restaurante sin pagar todo lo que había consumido. «Doña Consuelo, usted está en deuda», «mi cliente quiere cobrar» o «nos veremos en los tribunales» eran algunas de las frases con las que ella se volvió hacia ella.

Violonchelo explicó lo que pasó. «Hace mucho tiempo que me voy a comer allí. Fui a comer con Antonio David Flores. Tienen un menú. Nunca me tome dos platos. Me tomó una chuleta y pongo un poco de ensalada con una chaqueta. Y me tomo un vino y un café. Antonio David pidió una cerveza. A él se le dijo que la copa no estaba en el menú». O sea, que los 2.50 euros de la discordia fueron la cerveza que había tomado la de málaga.

«Yo no le debo ese dinero», recordó el colaborador. «He pagado con mi cheque de comida y me fui». Sus argumentos no encajaba con el cobrador del frac, que todavía estaba pegado a él como si fuera su sombra. La insistencia de que el programa este punto se terminó de aprovecharse en el Violonchelo, que estalló en lágrimas, harto de la situación.

«Me siento avergonzado»

Chelo García Cortés rompe a llorar en 'sálvame', acusado de delincuente 1

«Yo no merezco el sofocón que me llevo de esta tarde. Me siento avergonzado. A mí Me parece una vergüenza cuando la parte superior no es lo que necesito«se lamentaba, rompió en lágrimas. Llevo toda la tarde con este tema. Ya está bien, ya no puedo más! No me merece la vergüenza de esta tarde. Os dejo cinco euros, pero yo no voy a La Pared. Lo que quería ver, me hizo polvo, llorando? Así que ya lo soy!», se quejó.

Sus compañeros trataron de tranquilizarla, pero sus nervios eran más y más. «Oh, déjame en paz, que ya no puedo más! Por favor. Estás en lo cierto!», exclamó, incapaz de calmarse. «He estado a partir de la una del mediodía con esta historia. Yo no soy una muñeca. ¿Sabes lo que es que un programa que se está poniendo como un delincuente? Me duele pensar que me voy de un sitio sin pagar. ¿Cree usted que por dos euros me voy a quedar mal con un par de señores que están trabajando? No te estoy acusando del deber de dos y medio de euros», ha insistido.

«En la vida he sido un cobrador del frac»

Chelo García Cortés rompe a llorar en 'sálvame', acusado de delincuente 2

María Patiño el ha sido tan fuera de control que ha tratado de apaciguar el ambiente. «Es una deuda de dos euros y medio. Cálmate, corazón». Yo se lo dije. «Para mí, en mi vida he sido un cobrador del frac», se lamentó el Violonchelo. Incluso Antonio David le había enviado un mensaje para alegrarla. Mila Ximénez, que estaba viendo desde su casa, él envió un cariñoso mensaje de que ha sido capaz de aliviar su tensión. «Mila, gracias por el mensaje que me han mandado,» había mirando a la cámara, sin poder reprimir el llanto.

Antes de que el programa llega al final de su emisión, Kiko Hernández y el resto de los colaboradores se han acercado a La Pared para pagar la supuesta deuda de Violonchelo. Porque se negó a ir al establecimiento. Entonces, los Serafines, el propietario, ha negado la existencia de la deuda de ningún tipo. La diferencia entre la comprobación de que pagó el Violonchelo, y el total de la cuenta fue pagada por Antonio David Flores. Así fue resuelta la controversia, pero no el sofocón que había sido el colaborador.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *