Estilo de vida

Cinco conceptos imprescindibles para cuidar la Tierra y nuestra salud

La crisis de salud del COVID-19 ha puesto de manifiesto la influencia que tiene el ser humano en su entorno y cómo su actividad vital afecta directamente a su calidad y bienestar. En este sentido, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se estima que las emisiones de CO podrían haber disminuido en torno a un 7% en 2020 respecto a las tasas de 2019 precisamente por el paro generalizado provocado por la pandemia.

A pesar de este ligero descenso único, no se considera suficiente para permitir el cumplimiento de la reducción de emisiones de CO y gases de efecto invernadero establecida por los principales países del mundo en la cumbre de París de 2015.

“La contaminación tiene un efecto directo sobre la salud de las personas. Como ha demostrado la evidencia científica, pequeñas partículas de contaminación ingresan a nuestro cuerpo y empeoran las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, provocando ataques, que a menudo son fatales. Por eso, todos, incluidas las empresas, tenemos la responsabilidad de actuar contra el cambio climático reduciendo nuestras emisiones, promoviendo las energías renovables y construyendo un planeta más sostenible y saludable ”, explica Catherine Cummings, directora de RSE de Sanitas.

Sanitas mantiene una estrategia muy enfocada a reducir las emisiones derivadas de su actividad, así como la de sus clientes. En los últimos 10 años, ha reducido la huella de CO en más de un 70% gracias, entre otras medidas, al uso de electricidad procedente de fuentes renovables.

Con el objetivo de concienciar sobre la sostenibilidad y, con motivo del Día Internacional de la Tierra, Sanitas ha elaborado una lista de conceptos imprescindibles a tener en cuenta a la hora de hablar de esta materia:

Acuerdo de París: es un acuerdo internacional dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Su principal objetivo es mantener el aumento medio de la temperatura global por debajo de 2 ° C y trabajar para limitar el aumento a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales, reduciendo así los riesgos y efectos del cambio climático. Sanitas invierte en energía solar fotovoltaica y genera cerca de 1GWh a través de los paneles instalados en sus residencias, lo que le permite reducir sus emisiones año tras año.

Efecto invernadero: es un proceso por el cual la radiación térmica emitida por la superficie del planeta es absorbida por los gases de efecto invernadero (GEI) de la atmósfera y se irradia en todas direcciones. Es decir, la radiación solar natural, cuando rebota en la superficie terrestre, queda atrapada en la Tierra por la mencionada barrera de GEI, que forma una capa que no permite que salga el calor. Es responsable del derretimiento de los polos, la desertificación y el aumento de las temperaturas.

Smart city: es un concepto emergente que proviene de ‘SmartCity’ y hace referencia a un tipo de desarrollo urbano basado en el uso eficiente de los recursos gracias a la tecnología y que aspira a crear una ciudad con infraestructuras que garanticen: desarrollo sostenible, mayor eficiencia de recursos disponibles y aumento de la calidad de vida de los ciudadanos. En este sentido, proyectos como el que lidera Sanitas, Ciudades Saludables, promueven la creación de entornos más sostenibles, así como la regeneración de espacios verdes urbanos.

Movilidad sostenible: se refiere a aquellos medios de transporte cuyo objetivo es orientar los movimientos hacia medios más eficientes que garanticen la calidad de vida de los ciudadanos y la consecución de los objetivos climáticos. Como ejemplo, bicicletas clásicas o eléctricas, vehículos eléctricos o transporte público, que reducen las emisiones nocivas para la salud de óxidos de nitrógeno, material particulado (PM10 y PM2.5), óxidos de azufre, monóxido de carbono y metales pesados.

Eficiencia energética: consiste en el uso eficiente de la energía con el fin de reducir la cantidad de energía necesaria para nuestro día a día. En este sentido, la mejora del aislamiento en las viviendas ayuda a reducir el consumo de calefacción y refrigeración. Otra acción que se puede realizar es instalar iluminación LED en lugar de bombillas incandescentes y optar por electrodomésticos con certificación A.

tradicional. Sanitas invierte alrededor de 2 millones de euros al año en eficiencia energética

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *