Estilo de vida

¿Hipocalórico o líquido? Conozca la verdad sobre las dietas milagrosas – Revista Cosmopolitan

Los nutricionistas advierten que las llamadas «dietas milagro», además de ser un «fraude», suponen un riesgo para la salud

Con la llegada de la temporada proliferan las ‘dietas milagro’, por ello la Fundación Española de la Nutrición (FEN) advierte que pueden representar, en la mayoría de los casos, “no solo un fraude, sino también un grave peligro para la salud”.

Las denominadas dietas milagrosas tienen «cualidades indemostrables o exageran propiedades y efectos adelgazantes que» no tienen base científica.

Desde la FEN recuerdan que «la obsesión por adelgazar por motivos estéticos es una realidad en la sociedad actual», y la pérdida de peso se ha generalizado incluso entre aquellas personas que, por su índice de masa corporal (IMC), podrían considerarse normales. peso.

Por este motivo, las dietas y los remedios para adelgazar se han generalizado, accesibles a cualquier persona y cuyo uso indiscriminado puede ocasionar a menudo graves complicaciones.

Recuerda que la mayoría de ellos limitan determinados alimentos y las cantidades que se pueden consumir, consumiendo menos calorías para adelgazar «pero también reduciendo los nutrientes, lo que puede derivar en verdaderas deficiencias de minerales y vitaminas».

Lea también: Las peores y mejores dietas de los 90

La fundación clasifica a los más conocidos y los más peligrosos en cinco.

1. Los primeros son los hipocalórico desequilibrado, que son aquellas que contienen un contenido energético muy bajo, pero cuya distribución nutricional está desequilibrada.

2. Le siguen los disociativos, que se basan en la teoría de que la comida no engorda por sí sola, sino cuando se consume en determinadas combinaciones. «Se puede comer de todo, pero no durante la misma comida», advierten.

3. Por otro lado, les siguen los excluyentes, basados ​​en eliminar algún nutriente de la dieta.

4. Dietas psicológicas, que utilizan estrategias psicológicas para reducir la ingesta calórica, un apartado final denominado.

5. Finalmente, destaca las denominadas monodietas, dietas líquidas y «dietas sin fundamento».

En general, señalan, «se trata de dietas desequilibradas – en algunos casos extremos – cuyos efectos secundarios pueden implicar trastornos metabólicos y neuropsíquicos, trastornos gastrointestinales e incluso pueden provocar cetosis y problemas renales».

Foto: Unsplash

«LAS DIETAS EXTREMAS NO SON NECESARIAS PARA ADELGAZAR»

Por el contrario, desde la FEN recuerdan que una correcta dieta de adelgazamiento debe ser personalizada, y estar bajo la prescripción y supervisión del profesional especialista, cumpliendo con el criterio general de ser «equilibrada, variada y moderada» y que «hace mantenimiento». posible de un óptimo estado de salud, aportando menos energía de la que gastamos ».

Así, continúa señalando que “no es necesario recurrir a una dieta extrema para adelgazar, basta con tener en cuenta una serie de principios básicos y acudir a un profesional de la salud especializado, como endocrinólogos o dietistas-nutricionistas. , optar por un plan nutricional para adelgazar adaptado a las necesidades de cada persona ».

En este sentido, es importante que un profesional conozca los hábitos alimentarios, el patrón habitual de alimentación, las preferencias y aversiones de cada individuo, su entorno socioeconómico y la accesibilidad alimentaria; De esta forma, podrá realizar una elección específica de alimentos, ya que «cuanto más variada y parecida sea a la dieta habitual, mejor será la aceptación».

Por ello, los expertos aconsejan la distribución fragmentada en varias comidas del total de alimentos que componen la dieta, y «evitar periodos prolongados de ayuno que podrían provocar hambre intensa, posibles atracones y conductas compulsivas».

Además, recomienda no descuidar el ejercicio físico, y tratar de disfrutar a través de la gastronomía, «en las circunstancias en las que sea necesario adelgazar por motivos de salud».

Texto: Por Europa Press.

No te pierdas: ¿Qué tan efectivas son las dietas que encontramos (y buscamos) en Google?

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *