Estilo de vida

Tatuajes, ¿pueden ser perjudiciales para la salud?

Hacerse un tatuaje es una decisión que no debe tomarse a la ligera. Conocer todas las claves es fundamental para no correr riesgos. Te contamos todo lo que necesitas saber antes … y también después.

España es el sexto país del mundo donde se hacen más tatuajes. Y parece que la moda del tatuaje se está extendiendo como la pólvora en los últimos años. Sin embargo, a pesar de que cada vez es más común llenar el cuerpo con tinta, muchas personas desconocen los riesgos que puede conllevar y cómo puede reaccionar su piel.

De hecho, los expertos señalan que los tatuajes pueden desencadenar reacciones alérgicas y complicaciones posteriores. Te contamos todo lo que necesitas saber para no correr riesgos.

HAGA UNA PRUEBA ANTES

La tinta para tatuajes puede provocar una reacción alérgica debido a los alérgenos que la componen. Para evitar sorpresas desagradables, lo mejor es realizar una prueba alérgica de los componentes que se utilizarán en el tatuaje.

Se ha demostrado que la tinta roja es la más problemática, ya que en ocasiones provoca enrojecimiento, hinchazón o picor, ampollas, descamación de la piel… Pero también la tinta amarilla, porque puede aumentar la sensibilidad al sol.

MEJOR EN INVIERNO

Los meses de verano no son los mejores para hacerse tatuajes, ya que la exposición al sol y el baño en la playa y la piscina pueden alterar el resultado. El mejor momento para hacerse un tatuaje es el invierno, porque la ropa holgada permitirá que el tatuaje se cure mejor y más rápido. Además, es más fácil protegerse de los rayos del sol.

EVITAR LA ZONA LUMBAR

Si es posible, es mejor no tatuarse la zona lumbar, ya que en el futuro puede haber problemas a la hora de administrar la anestesia epidural, utilizada en partos y operaciones en las que se necesita anestesia parcial en la mitad inferior del cuerpo.

¿CUBRIR UNA CICATRIZ?

Se pueden tatuar cicatrices y quemaduras, pero hay que tener en cuenta algunas cosas. Siempre debe esperar a que la cicatriz esté completamente curada y regrese
a su tono natural (que es lo más parecido a la piel) que suele tardar un año. Además, existen ciertos colores de tintas que no penetran en la piel con el tono deseado, el color negro y las sombras son los que mejor resultado dan.

¿DUELE?

Si tu umbral de dolor es bajo, lo mejor es evitar las articulaciones, el cuello, las partes internas de las extremidades, los empeines y las espinillas, ya que aquí es donde más duele (cuanto más músculo haya en la zona, menos duele ser).

Posteriormente, se debe mantener tapado durante unas 4 horas. Y luego lávelo con agua tibia y jabón suave. La limpieza de la zona tatuada debe realizarse dos o tres veces al día durante el primer mes.

¿Y SI ME ARREPIENTO?

Es posible eliminarlos
En datos: después de 5 años, el 60% de las personas que se han hecho un tatuaje se arrepiente y le gustaría borrarlo. La buena noticia es que se puede realizar mediante un láser pulsante que actúa exclusivamente sobre las partículas de tinta, dividiéndolas en pequeñas que luego se eliminan a través del sistema linfático.

¿Cuánto dura la sesión?
La aplicación del láser dura entre 15 y 30 minutos, dependiendo del tamaño del tatuaje. El número de sesiones necesarias dependerá siempre de la dificultad de cada caso. Cuantos más colores tenga un tatuaje, más difícil será eliminarlo por completo. El tratamiento se puede repetir en aproximadamente seis u ocho desde la última sesión.

¿Tienes contradicciones?
En principio, la eliminación de tatuajes no es perjudicial, pero ocasionalmente pueden surgir complicaciones como hematomas o pigmentación. Eso sí, la zona a tratar no debe exponerse al sol durante los primeros 7 días antes del tratamiento ni los 7 posteriores.
+ INFO: www.clinicamenorca.com

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *