Estilo de vida

Virólogo señala que la vacuna AstraZeneca trae más beneficios que riesgos

El virólogo, investigador, profesor de medicina y microbiología y jefe de Patógenos Emergentes del Hospital Mount Sinai de Nueva York, Adolfo García Sastre, ha señalado que, «Hasta ahora» la vacuna AstraZeneca ha proporcionado un beneficio «mucho mayor» que el posible riesgo de trombosis.

Durante su participación en la videoconferencia ‘Desarrollo de antivirales y vacunas contra COVID-19. ¿Qué nos queda todavía? ‘Del ciclo’ Retos de futuro ‘de Fundación Ibercaja, ha precisado que es necesario conocer qué organismos internacionales deciden finalmente sobre si se puede seguir utilizando AstraZeneca, a pesar de sus efectos adversos, pero ha defendido sus beneficios y ha asegurado que la inoculación de la población es lo que acabará con la pandemia.

«Si realmente se demuestra que existe riesgo de trombosis en unas pocas personas, es cuestión de localizar a estas personas que pueden desarrollar trombosis para que puedan ser tratadas».

Ha detallado que existen «muchos tipos de fármacos» que pueden provocar trombosis, «pero son casos que normalmente se pueden tratar y eso es lo que hay que tener en cuenta y valorar el beneficio obtenido». Ha remarcado que el mundo se encuentra en un momento muy crítico en el que hay muchos casos.

“Cuanta más gente se vacune, más fácil terminaremos con lo que sucede con este virus. La vacuna AstraZeneca es lo suficientemente eficaz como para poner fin a la actual crisis de salud. «

En general, se ha encontrado que las vacunas COVID-19 inducen una respuesta de anticuerpos neutralizantes muy alta y solo si estos anticuerpos son bajos, «que no es el caso en la mayoría de las personas vacunadas», la mutación del virus E484 – uno de los que ha presentado el coronavirus – puede afectar a la persona inoculada.

«Las vacunas COVID-19, si se usan como se van a usar, acabarán con la pandemia, pero solo si se administran a la mayoría de la población». Aunque, si bien se utilizan bien, ha continuado, no acabarán con todas las infecciones, seguirá habiendo casos, aunque no tan numerosos como para suponer una crisis sanitaria y económica.

Precisamente para los casos que seguirán existiendo serán necesarios tratamientos y «quizás estrategias de vacunación adicionales, por ejemplo, la revacunación, pero no serán para evitar una crisis sino para poder tratar mejor».

Bebe la vacuna Sputnik ha declarado que también tiene muy buenos datos de eficacia, aunque ha tardado más en verlo. En este sentido, lamentó que no exista una cooperación internacional real a nivel de organismos reguladores de medicamentos y vacunas.

De hecho, ha argumentado que esta cooperación sería una de las claves para acabar con futuras pandemias que, ha asegurado, volverán, incluso dentro de un par de generaciones. Así, destacó que aún se espera una pandemia de gripe.

«La mitigación de futuras pandemias requiere un mayor apoyo a la ciencia y los sistemas de salud y salud pública, que es uno de los grandes problemas que ha ocurrido con esta pandemia, y una mejor cooperación internacional y nacional».

García Sastre ha aprovechado para indicar que esta cooperación es también la que se necesita para solucionar otros problemas como la desigualdad económica en el mundo o el cambio climático.

ESTRATEGIAS DE VACUNACIÓN

Durante su intervención, el virólogo comentó que todas las vacunas utilizan un antígeno que es la proteína S. En este momento, existen dos tipos en el mercado, las basadas en adenovirus que expresan la proteína antes mencionada, como AstraZeneca o Sputnik, y las genéticas, como como Moderna o Pfizer. Ha afirmado que todos ellos son muy poderosos.

Asimismo, recordó que todas las vacunas que se han aprobado son intramusculares, por lo que dan muy buena inhibición en sangre, «Pero el virus realmente infecta el sistema respiratorio» y estas inoculaciones no llegan muy bien a la parte respiratoria superior, que no conduce a una enfermedad grave pero no previene el contagio, solo puede reducirlo.

García Sastre ha añadido que si bien las vacunas COVID-19 se han producido en un tiempo récord, no se han saltado pasos, solo se han gestionado más rápido porque se trata de una emergencia sanitaria. Además, ha añadido que tienen «una eficacia y seguridad espectaculares».

Pero ha afirmado que aún quedan muchas cuestiones sin resolver, como la duración de la protección, aunque los datos indican que, al menos con la vacuna de Pfizer, es superior a los seis meses. A pesar de contar con varias vacunas, agregó que aún se necesitan más, ya que hay 16.000 millones de dosis en todo el mundo.

«Lo más importante es vacunar cuanto más mejor, porque en cuanto lleguemos a niveles de vacunación altos es cuando veremos un impacto en la cantidad de enfermedad que causa el virus»., ha dicho.

MEDICAMENTOS

García Sastre, quien es director del Centro de Investigación en Patogenia de la Gripe (CRIP), también ha hablado de las investigaciones que se están llevando a cabo en su laboratorio, especialmente las relacionadas con los fármacos antivirales y contra los síntomas de la enfermedad grave. para luchar contra COVID-19.

Ha informado que los antivirales evitan que el virus se propague por el organismo, algo fundamental para el desarrollo de la enfermedad. Pero una vez que se ha propagado, debe pasar a un tratamiento contra los síntomas.

Has mencionado que la dificultad de los tratamientos antivirales para COVID en este momento es que son intravenosos, por lo que es difícil que se puedan administrar en la fase temprana del virus.

Entre los tipos de antivirales, mencionó la inhibición de proteínas en células humanas, ya que son necesarias para que el virus se replique. Esto puede causar daño a las personas, pero también se puede compensar con medicamentos.

“Lo que venimos haciendo en mi laboratorio es estudiar si dentro de los fármacos que ya se están utilizando en pacientes para diferentes dolencias, busque si alguno de ellos tiene un impacto en la replicación del virus, si lo inhibe ”.

Para ello, hacen predicciones sobre los fármacos que se pueden utilizar, los prueban en el laboratorio, luego en modelos animales y finalmente intentan que se hagan ensayos clínicos, esto último ya en otro tipo de laboratorios.

En este contexto, señaló que el tratamiento con plitidepsina les está dando «muy buenos resultados» en la reducción de la replicación del coronavirus en ratones, siempre que se esté aplicando precozmente en la infección de la enfermedad. En este sentido, se iniciarán los estudios de fase 3.

ADOLFO GARCÍA SASTRE

Adolfo García Sastre se licenció en Ciencias por la Universidad de Salamanca en 1986 y se doctoró en la misma universidad en 1990. Durante los últimos 30 años ha publicado más de 500 artículos científicos, y su investigación ha contribuido a un mejor conocimiento de la biología molecular, el ciclo de replicación y virulencia tanto de los virus de la influenza como de otros virus importantes en la salud humana, como el Ébola, el dengue. y virus del VIH.

Sus estudios han proporcionado la base para la identificación de nuevos antivirales y vacunas para el tratamiento y prevención de infecciones virales.

Es director del Centro de Investigación sobre la Patogenia de la Influenza (CRIP), uno de los cinco Centros de Excelencia para la Investigación y Vigilancia de la Influenza financiados por el NIAID. Fue uno de los primeros miembros de la Sección de estudios de vacunas y miembro de la Sección de estudios de virología B de los NIH.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *